Cómo diseñar un taller

Diseñar talleres es una actividad creativa, lo que quiere decir que cada tallerista tiene su propia forma de hacerlo. El siguiente es el método que usa un tallerista muy experimentado.

Un método para diseñar talleres:

  1. Aprenda sobre el grupo que estará en el taller. Yo le pregunto a quienes son líderes en el grupo sobre la historia de éste, las acciones que han realizado, las que tienen planeadas para el futuro, la experiencia que tienen con talleres, sus expectativas y esperanzas. Si se trata de un taller para tomar decisiones, me interesa aprender todo lo que pueda sobre cómo el grupo toma decisiones regularmente (si usan un proceso formal, si defieren a ciertas personas en posición de liderazgo, etc.) y particularmente, si hay algún tipo de conflicto en el grupo. Con frecuencia le pregunto a la persona de contacto si hay alguien más a quien deba entrevistar o si hay alguien que tenga una perspectiva diferente o inusual para el grupo.
  2. Formule objetivos para el taller.Me interesa que los objetivos sean realistas, que respondan a las necesidades y deseos de quienes organizan y de quienes participan en el taller. Eso me motiva. Quiero que los objetivos del taller sean claros, de forma tal que pueda usarlos para evaluar el taller mientras está en desarrollo y después de finalizarlo. Tal vez lo más importante es que no quiero proponer más objetivos de los que puedo recordar, porque estos guían muchas de mis decisiones a medida que facilito el taller. Así por ejemplo, para un taller de dos días tendré como máximo, cinco objetivos.
  3. Haga una lluvia de ideas de actividades y herramientas.Definir los objetivos requiere tomar decisiones difíciles, así que después de hacerlo, quedo listo para divertirme. Hacer una lluvia de ideas me aliviana. Algunas veces empiezo listando “mis actividades y ejercicios favoritos” y escribo diferentes herramientas que pueden ayudar a que el grupo aprenda el contenido y desarrolle las habilidades que necesita.
  4. Organice y refine la lista.De la primera lista selecciono las actividades que mejor se prestan para el taller y sus objetivos, así como para el grupo con el que trabajaré. Algunas veces hago otra llamada a la persona de contacto, para refinar mis ideas sobre el grupo. Considero el contexto político en el que trabajan (si están en un estado no reconocido de desesperanza sobre el cambio climático, cuál es su situación actual de seguridad personal, si han tenido éxitos o fracasos recientes que deben celebrarse o lamentarse). También organizo las actividades según el rango de habilidades existentes en el grupo: ¿Hay demasiadas actividades que dependen de la audición, la vista o la capacidad de moverse en el espacio? ¿Estoy considerando cómo participarán las personas que tienen discapacidades invisibles?
  5. Desarrolle una secuencia y seleccione las actividades. Para desarrollar una secuencia, selecciono las actividades que más probablemente harán que el grupo avance en su proceso de aprendizaje. ¿Qué actividades son peldaños que preparan al grupo para el siguiente paso? También permito que mis expectativas sobre cómo fluirá la energía del grupo influyan la secuencia: ¿En dónde ubicar lo que requiere trabajo mental? ¿He puesto actividades que suben la energía después de las comidas? ¿Cuáles son las dinámicas emocionales? ¿Las actividades permiten altos y bajos?

Por ejemplo, para tomar decisiones: Yo sé que la buena toma de decisiones es un hábito de cualquier grupo. Por ello, en mi diseño ofrezco múltiples oportunidades para que el grupo tome decisiones fáciles desde el comienzo y así se acostumbren a tomar decisiones como grupo. De esta forma, para el final del taller ya saben cómo hacerlo y eso facilita tomar decisiones más difíciles.

Otros criterios para secuenciar las actividades de un taller:

  • ¿He dejado claro desde el principio que me interesa lo que la gente ya sabe? Muchos talleres fallan porque les talleristas tratan a las personas como vasos vacíos que deben llenarse con la experticia de quien viene de fuera. ¿He incluido actividades, especialmente al comienzo, que empiezan pidiéndole a la gente que comparta lo que sabe?
  • A muches líderes de campaña les serviría mucho celebrar los logros que tienen en el camino. ¿He diseñado formas y momentos para que las personas se feliciten y animen entre sí?
  • Adicionalmente, ¿he pensado en la forma en que la desesperanza, u otras influencias emocionales, requieren ser expresadas en el grupo?
  • ¿He creado herramientas para el inicio que generan seguridad en el grupo? ¿Lo suficiente como para que las personas tomen los riesgos más grandes que necesitan tomar para aprender?
  1. Asegúrese de incluir una variedadde formatos.¿El diseño del taller hace uso del grupo en pleno, pares, tríos, cuartetos, etc? ¿Hay una plenaria cuando más se necesita (por ejemplo, al final del día)? ¿Hay tiempo de trabajo individual para las personas introvertidas?
  2. Diseñe para diferentes canales y estilos de aprendizajes.¿Hay una combinación de actividades auditivas, visuales, cinestésicas (que involucran el cuerpo)? ¿Qué me muestra el diseño en su totalidad sobre lo que debo decir al momento de repasar la agenda para responder y anticipar las necesidades individuales?

 

Ver “Cómo facilitar reuniones: el Método No-Mágico” para obtener ideas de facilitación.


Incrustar este recurso: