Cómo entender el poder popular: La pirámide invertida

Por sí solos, los gobernantes no pueden cobrar impuestos, implementar leyes represivas, hacer que los trenes lleguen a tiempo, preparar el presupuesto nacional, dirigir el tráfico, manejar los puertos, imprimir el dinero, reparar las carreteras, abastecer los mercados de comida, fabricar hierro, construir cohetes, entrenar a la policía y al ejército, imprimir estampillas o incluso ordeñar las vacas. Es el pueblo quien provee estos servicios a los gobernantes a través de una variedad de organizaciones e instituciones. Si el pueblo dejara de proveer dichos bienes, los gobernantes no podrían gobernar. Gene Sharp, La política de la acción no violenta.

Duración: 15-30 minutos Tamaño del grupo: 5-50+ personas

El poder se concibe tradicionalmente como una pirámide, en la que el poder fluye hacia abajo. Una aseadora sigue las órdenes de su supervisor, quien a su vez sigue las órdenes de la cabeza del distrito y así sucesivamente hasta llegar al presidente o jefe de Estado, quien está en la cima de la pirámide. En esta visión del poder, el cambio social ocurre, bien cuando cambiamos a quienes están en la cima (por ejemplo buscamos un cambio de régimen o votamos) o bien cuando logramos convencer a quienes están en la cima de que cambien sus conductas (por ejemplo, educándoles a través de una gran protesta social).

Pero esta no es la forma de ver el poder desde el trabajo de base, pues se deja el poder en manos de los ejecutivos petroleros y el resto tenemos que rogarles que hagan lo correcto. Necesitamos una nueva forma de analizar el poder.

Desde el trabajo de base se entiende que el poder fluye hacia arriba y se representa como una pirámide invertida.

 

Bajo esta concepción del poder, el petrolero y el jefe de Estado son intrínsecamente inestables. Como en una pirámide invertida, los gobernantes y la autoridad injustos son inestables y están destinados a caer. Para evitarlo, se soportan en muchas cosas para mantenerse en su lugar, a las cuales denominamos pilares de soporte.

Por ejemplo, los ejecutivos petroleros no sólo dependen de sus gerentes sino de otros pilares de soporte, tales como accionistas de la compañía, la secretaria que maneja su calendario, el equipo técnico que mantiene sus celulares y correos electrónicos funcionando, las aseadoras que arreglan sus oficinas, el conductor de su limusina, los conductores de los camiones y los capitanes de los barcos que transportan su petróleo, los ingenieros y contratistas que construyen las carreteras sobre las que se desplazan sus camiones, consumidores/as que compran sus productos y así sucesivamente.

Con todas estas acciones se legitiman las compañías petroleras y se les sube el perfil, lo que les permite continuar con sus destructivas prácticas.

Una campaña realizada en los años setenta ilustra este análisis. El gobierno estadounidense abastecía armas al dictador pakistaní Yahya Khan, las cuales eran usadas para asesinar a la población de Pakistán del Este (hoy Bangladesh). En un intento de genocidio, cerca de tres millones de personas fueron asesinadas.

Un grupo de cuáqueros y cuáqueras en los Estados Unidos quiso cambiar las cosas. Cuando descubrieron que algunos de los cargamentos de armas salían de los puertos de su ciudad, decidieron hacer una acción muy llamativa para impedir el flujo de armas -¡Un bloqueo naval! Durante un mes practicaron “maniobras navales” públicamente en canoas y kayaks frente a las cámaras de televisión. Algunos días escogían un tema específico para la práctica, como el día de los líderes religiosos, niños y niñas, personas mayores, en preparación para la llegada del enorme barco carguero con destino a Pakistán. (Leer más sobre teoría y tácticas de “kayaktivismo”.)

Cuando llegó el primer buque, el grupo se lanzó al agua en sus canoas y botes de remos. La guardia costera les sacó inmediatamente a la vez que múltiples fotógrafos intentaban obtener el mejor ángulo. Durante las siguientes semanas estuvieron jugando al gato y al ratón, en tanto los buques cargueros intentaban evitar la visibilidad en los medios cambiando sus horarios de arribo o redireccionando sus rutas a otros puertos cercanos. Mientras todo esto ocurría, un grupo muy importante de personas seguía la historia por televisión: los estibadores cuyo trabajo era cargar los buques.

El grupo de activista iban a los bares del puerto y allí se conoció con ellos y empezaron a compartir lo que estaban haciendo. A los estibadores les impactó su sinceridad y el sentido de que se trataba de un momento histórico. Después de un tiempo, los estibadores acordaron rehusarse a cargar las armas que iban con destino a Pakistán. Este fue el comienzo del fin.

Los estibadores locales convencieron al sindicato nacional de detener toda carga militar destinada a Pakistán. Al remover este crucial pilar de soporte, el gobierno no podía usar ningún puerto en la Costa Este para enviar armas. Esta forma clásica de desobediencia civil hizo que se volviera excesivamente costoso para el gobierno enviar las armas. Poco después, el gobierno federal anunció que no apoyaría más al dictador pakistaní (por supuesto en el anuncio no se mencionó el rol que tuvieron los y las activistas).

Sin disparar un solo tiro o hacer una sola visita de cabildeo, este pequeño grupo forzó la mano del imperio estadounidense. Eso es poder verdadero.

Esta es una versión diferente del “poder popular”, la cual va más allá del pueblo uniendo esfuerzos para tratar de persuadir a los poderosos para que cambien. En lugar de ello, esta perspectiva usa la estrategia concreta de ganar alianzas para desestabilizar el poder. Al pensar las personas o grupos que son blanco de nuestras acciones usando esta manera de entender el poder, vamos a ver nuevos pilares que podemos remover del sistema y a la vez identificar con qué fuentes de poder tenemos relaciones y a cuáles tenemos acceso para poder forzar el cambio que buscamos. (Leer más sobre Cómo hacer un mapeo de poder de quienes son blanco de sus acciones). 


Pilares de soporte

Empty upside-down triangle. Space to enter names of pillars of support on the right and left.

Use esta herramienta para analizar el poder que detenta quien es el blanco de su campaña.

  • Inicie colocando el nombre de esa persona o grupo en el centro de la pirámide.
  • Haga una lluvia de ideas sobre cuáles son los diferentes pilares de soporte que sostienen a esa persona o grupo en el poder. ¿Quién les da el apoyo que requieren? Incluso si quienes representan ese posible pilar están en desacuerdo con quien está en el centro, ¿quiénes son las personas que igual deben seguir sus órdenes o de otra manera sostienen ese pilar? Use información muy específica con los nombres de sindicatos, conglomerados de medios de comunicación, secretarias, etc.
  • Si lo requiere, puede tomar uno de esos pilares y analizarlo separadamente poniéndolo en el centro de una nueva pirámide invertida con sus propios pilares de soporte.

Incrustar este recurso: