Parodias

En algunas culturas las parodias y los sketches son una manera popular de diversión – una presentación breve, informal y dramática que generalmente se ríe de alguien o algo. En los talleres también utilizamos las parodias intencionalmente con otros propósitos.

Duración: 15-45 minutos Tamaño del grupo: 10-50+ personas

Una actividad de aprendizaje en varios niveles

Un colectivo de capacitación en Europa que enseña habilidades para la toma de decisiones en grupo utiliza las parodias para ilustrar problemas de comportamiento. Utilizan una técnica que ayuda a ilustrar comportamientos problemáticos de una manera en la que nadie tome una actitud defensiva o se enfade. Piden a un grupo de voluntarios/as que vayan al centro de la sala y muestren al resto del grupo lo que sucedió en “la peor reunión en la que hayan estado.” El gran grupo ríe escandalosamente – y con reconocimiento – mientras el pequeño realiza la parodia. Después se pide a un nuevo grupo que muestre “cómo debería hacerse,” lo cual modela un conjunto de comportamientos para el grupo que ahora es receptivo.

Una variación es dividir a todos los participantes en grupos pequeños, y pedir a cada uno que cree dos parodias, la primera mostrando comportamientos disfuncionales y la segunda enseñando alternativas. Los grupos pequeños actúan para el resto, y de nuevo las risas liberan la tensión que acompaña a la resistencia defensiva a aprender.

Una gran organización creó un retiro para buscar dirección en un clima político hostil. Muchos participantes tenían miedo al futuro. En cierta medida también tenían miedo los unos de los otros, ya que en la organización había muchos desacuerdos y divisiones. Los facilitadores se dieron cuenta de que la organización no podía hacer una buena reflexión si no se hablaba sobre los miedos, así que montaron parodias en la primera tarde del retiro. Pequeños grupos de participantes recibieron la tarea de crear sketches para presentar al grupo completo que representaran algo a lo que temían. Durante la presentación de las parodias la sala se llenó de risas. Con las risas llegó una liberación de emociones y el grupo pudo resolver el resto del trabajo.  

Otros usos de las parodias incluyen el diagnóstico de grupo (“Muestren con su parodia qué dinámicas o conflictos ocurren bajo la superficie en este grupo”), y acabar con el desánimo del grupo con tácticas creativas (“Muestren con su parodia las acciones de protesta más creativas que nuestro movimiento podría probar.”).

CONSEJOS PARA LA FACILITACIÓN: Asume que el grupo va a participar en los sketches incluso si parecen cansados/as o tienen un estilo formal; tu confianza en ellos es el factor más importante. No les des demasiado tiempo para preparar las parodias. 10 minutos es suficiente. Permite a los grupos que se presenten voluntarios en lugar de seleccionarlos. Conduce los aplausos para cada grupo y eleva el nivel de energía. En la mayoría de los casos mantén las conversaciones posteriores breves; el objetivo de los sketches es que sean claros y obvios. Diviértanse y disfruten de su risa, ésta facilita el aprendizaje.


Incrustar este recurso: