Consejos para hacer talleres multiculturales

Estos son algunos consejos de la organización Training for Change, con base en su experiencia liderando talleres con participantes de culturas diferentes. Esta lista surgió a partir de talleres y reflexiones de sus talleristas, quienes en los años 90 trabajaron en Tailandia, Rusia y los Balcanes con el fin de entrenar a una generación de talleristas activistas.

Sugerencias para maximizar el valor de los talleres en espacios multiculturales:

  • Observe al grupo muy de cerca, incluyendo en los espacios de descanso y durante las sesiones con el fin de aprender cuáles son las dinámicas presentes en el espacio.
  • Discuta con su co-tallerista y con otras personas con el fin de integrar lo que aprenda en el diseño del taller.
  • Entienda que su rol incluye facilitar que la sabiduría del grupo salga a flote, en lugar de demostrar todo lo que usted sabe.
  • Reconozca su falta de experticia en la cultura y los detalles de la situación.
  • Reconozca lo que usted sí sabe en su propio contexto – cómo funcionan las acciones de tipo político en su propio contexto.
  • Al inicio, cuente su propia historia y utilice formas de abrir el espacio que tengan sentido para las personas de la cultura anfitriona.
  • Modele – sea muy consciente de lo poderoso que es el ejemplo que usted está dando con su forma de actual y lo que está enseñando con ello.
  • La construcción de confianza puede requerir actividades adicionales a las relacionadas con el contenido como tal del taller.
  • Sea paciente con usted, su co-tallerista y con el grupo.
  • Evalúe qué está funcionando y tenga disposición para cambiar su plan para adaptarlo a ello.
  • Tome tiempo para escuchar las historias de las demás personas.
  • Identifique su propia confusión y perplejidad en ciertos momentos y úselos para pedir más información y ampliar su rol como aprendiz.
  • Sepa que cometerá errores y tenga la disposición de perdonarse por ello.
  • Cuando sea posible obtenga información básica previamente al taller: Actitud frente al tiempo y la puntualidad, lenguaje corporal, ropa, uso de la voz.
  • Sea consciente de su propio género, raza, clase, orientación sexual y de las posibles dinámicas que podrían surgir.
  • Sea consciente de su estado interno, por ejemplo, qué le genera estrés de estar en una situación culturalmente nueva o diferente a la habitual.
  • Escuche cuando surjan situaciones políticas tensas en lugar de expresar su propia opinión primero.
  • Verifique qué posibles riesgos de seguridad pueden surgir para quienes son locales y no pida más información de la que necesita para hacer su trabajo, si la seguridad es un asunto importante en ese contexto.
  • Conozca las actitudes locales frente a quienes están en el poder.
  • Sea flexible.
  • Comparta enseñanzas a partir de su propia experiencia más que a partir de un “libro de texto”, de forma humilde.
  • Póngale atención a los chistes y al uso del humor para aprender sobre lo que se dice entre líneas y tener pistas diagnósticas.
  • Participe en “actividades culturales extracurriculares” que estén ocurriendo fuera del taller en lugar de restringir su interacción a éste. Sin embargo, hágalo solamente si le invitaron a participar.
  • Con frecuencia, usar el humor a expensas propias (burlarse de uno mismo) funciona bien.
  • Tome tiempo y tenga la disposición para eliminar o acortar actividades que tenía planeadas para ajustarse al ritmo del grupo y no sentir apuro.

Conductas y actitudes que minimizan el valor de hacer talleres en contextos multiculturales:

  • Depender en una sola fuente para obtener información sobre el contexto
  • Actuar como persona experta o dadora de conocimiento
  • Presionar por la aceptación de un concepto aún en contra de una fuerte resistencia emocional
  • Imponer una agenda feminista, antirracista o de otro tipo que puede no tener una conexión o apoyo local (especialmente cuando dicha agenda está encuadrada en el lenguaje y la experienciade quien hace el taller y no de las personas con quienes está trabajando)
  • Ser ignorante de la historia de opresión en el contexto
  • Hacerse el experto en esa sociedad
  • Tomarse como algo personal la rabia dirigida hacia su grupo o nación.
  • Tener poca claridad sobre cuáles son sus objetivos y el tiempo que se requiere para cumplirlos (calcular el tiempo requerido puede ser especialmente difícil en culturas ajenas a la propia)
  • Tratar de averiguar más de lo que necesita saber para hacer el taller
  • Asumir cosas sin cuestionarlas
  • Conformar un equipo de talleristas monocultural
  • Actuar de manera rígida e inflexible, incluso en relación con esta lista, por ejemplo.
  • Gastar el tiempo como tallerista diciendo cómo las personas deben tratarse entre sí y exigiendo que sea así.
  • Rendirse ante la situación
  • No hacer una valoración cuidadosa de las necesidades del grupo
  • No decir de manera directa y abierta lo que quiere hacer con el espacio
  • No tener honestidad sobre la forma en que se autoidentifica
  • Volver todo lo que ocurre algo sobreusted o su situación propia
  • Tener la expectativa de que lo que ocurrió en el último taller con personas de una cultura va a ocurrir en este (esto es, hacer generalizaciones prematuras sobre un grupo).

 


Incrustar este recurso: